martes, 8 de julio de 2014

EL SOL Y EL CABELLO

                   COMO PROTEGER EL CABELLO DEL SOL                                   


Día de playa o piscina, lago o pantano, el pelo se agrieta, se estropea, el agua con cloro o sal nos puede llevar a dejar el pelo casi áspero.
Para evitar la pérdida de color, ya sea natural, coloreado o teñido, un buen protector en spray será clave para mantener el buen tono.
Las mascarillas de aceites, aportes de hidratación, ayudarán a que no esté seco, frágil y sin ese brillo extra.
Cubrirse la cabeza no es sólo moda, es una protección para el cabello muy importante. En invierno se pierde frío por la cabeza, y en verano es la primera zona que se calienta, se daña y sufre. Si tu cabello es fino y el cuero cabelludo es visible, ten cuidado, te puedes quemar.
Los aceites protectores antes de la exposición al sol te aportarán una capa extra de protección a tu cabello, y un brillo extra para hacer frente a los rayos UV.


                                                                                                                                                                   El toque chic para proteger tu cabello  

             Pañuelos , sombreros, gorras… un acto de como proteger el cabello del sol también puede ser un acto de moda, así que elige entre las tendencias de este verano tu complemento perfecto.



A veces dejamos pasar el verano sin pisar una peluquería, sin aportar color, realizar rituales o cortar. Piensa que un fortalecimiento del cabello también pasa por acudir a los profesionles. Ojo! yo diria que es obligatorio pasar por un profesional ,antes y despues del verano!El cabello, al contrario que la piel, está muerto y, por tanto, no es capaz de sintetizar ninguna vitamina. Por eso tenemos que visitar a nuestro estilista y que nos recomiende los productos after sun que mas nos convenga para el cuidado de nuestro cabello, ayudandole asi a evitar que los factores del verano acaben con el.Para terminar, hay que decir que el sol constituye una gran fuente de energía y un exquisito baño de vitaminas D y E, aunque debemos proteger nuestro cuerpo de las agresiones de la radiación solar para pasar un verano sin problemas